Buscar este blog

domingo, marzo 16, 2008

..., de regreso

Como cantaba Juan Carlos allá por los ochenta.

----------------
Now playing: Juan Carlos Baglieto - Mirta, de regreso
via FoxyTunes

Días movidos, éstos, inicio de clases, debates gremiales, ordenamiento de la vida cotidiana, amor, pasión, descanso, nuevos rumbos y nuevas perspectivas.

Mucha lectura.

Relecturas, en realidad.

Una visita al siempre completo Apolodoro, chapoteo en las bocas del Nilo con el inquisitivo Heródoto, embriagantes deleites junto a Omar Khayyam. Nada de textos sacros, poco de los Foros (apenas unas ojeadas), morosas tardes leyendo los interminables power points que me envían Graciela y Miriam, los correos siempre bien recibidos de Laura y Gabriel, a veces una cadena descolgada de Marcela... Nunca nada, por supuesto, de Mariana.

Tardes enteras con Sabrina, dejándome llevar por sus ternuras. Oyendo sus detallados relatos; es una excelente narradora y tiene el don de hacerte revivir las situaciones que refiere. El corolario es, claro, la excesiva duración de tales cuentos, su enhebre uno con otro al mejor estilo Sherezade (al igual que ella, Sabri también se interrumpe avanzada la noche) y la exuberante arborescencia que me obliga a repetir, quizás un poco demasiado ofuscado; "bueno, ¿y...? terminá la historia"

Días completos con mis hijos, descubriendo el mundo con los ojos de Daniel, dialogando casi de igual a igual con Belén y su tremenda dialéctica preadolescente.

Momentos, breves pero no menos importantes con mis padres. Escuchándoles, asintiendo a sus tozudas opiniones, discrepando pocas veces; jugando a ser el hijo compañero (me pregunto si Belu no dirá lo mismo de mí, es moralmente cierto que lo hace) que desean. Buen juego en el que no hay, aunque lo parezca, nada de doblez.

A veces me cruzo con mi hermana.

A veces tengo una mentira parecida al diálogo con Mariana.

Todos los días bromeo, no pocas veces escondiéndome tras de los chistes sosos, con mis compañeros de escuela.

Doy clases, no sólo porque es lo único que sé hacer,Now playing: sino porque, aunque no me lo crean, me gusta mucho y (que no se enteren las autoridades del MEC) ¡amo mi trabajo!

Así pasan los días.

Una tarde me llega un mensaje de texto de Daniel, evoco viejos días con cierta nostalgia que no implica, el deseo del retorno... pero deja una cierta amargura (¡dulce!) en el recuerdo. ¡Carajo que la pasamos bien, digan lo que digan los traficantes de culpas!

Vuelvo a mis libros (¿será cierto, como dice mi doux carolorégienne, que rehuyo la comunicación con los demás?) y paseo de la mano de Marx por el París de Luis Napoleón (sin poder evitar la evocación del General, de Hugo Chávez y de Néstor K), me dejo llevar a las alturas vertiginosas por Nietzsche y me entusiasmo siguiendo a John Reed en las vibrantes (y tan extrañas para nosotros, gente sin fe, ni ideal,) asambleas de la Revolución de Octubre.

Nunca dejo de visitar a M.F. quien, por un no tan módico pago me escucha, me golpea duramente a veces, me hace trepar oteros que desconocía o descender a cavernas que, de buen grado, dejaría de frecuentar...

Y por fin llegan días, como hoy, en que me siento frente a la pantalla, aporreo el teclado, me alejo de todo (aún de la que amo) y me dejo llevar por el placer intenso y penetrante de escribir.

Aún cuando sea para todos y para nadie.

De regreso, pues, en este weblog.

3 comentarios:

Sibila dijo...

Bienvenido de nuevo, pues.

Se echaban de menos tus palabras. ;)

Servidores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

Gus dijo...

Gracias a tí, Sibila y todas/os cuantos me leen