Buscar este blog

sábado, noviembre 10, 2007

Ser ateo es ser libre.






















Inicio, con este, una serie de artículos acerca de que significa, para mí, ser ateo y el por que de esta toma de posición.

Es parte de un movimiento mundial de autoafirmación, una manera de hacernos visibles y de decir: ¡eh, un momento, los ateos no somos criminales, desviados o monstruos!























Es, también, un testimonio personal de una manera de ver el mundo que no pretendo imponer (ya diré por qué no soy ateísta) pero sí difundir y animar a más y más personas a que experimenten la misma felicidad que yo vivo al descubrir, maravillado, un mundo sin dioses...

Como de costumbre espero sus comentarios.

Como de costumbre sé que no habrá demasiados...

Ser ateo es ser libre.

Sin dudas es una opinión muy personal; pero lo cierto es que no creer en ninguna divinidad proporciona una estimulante sensación de libertad y serenidad.

No hay nadie allí. No hay un ojo mirando, fisgón, ni tampoco otro con quien hablar.

Estoy solo, gloriosamente solo, excepto (gran excepto) por mis amigas y mis amigos. Vos entre ellas o ellos…

Esto es una apuesta inversa a la de Pascal.

Es una apuesta por la cordura y por la madurez. O, lo que es lo mismo, un rechazo a la locura y a la fantasía en cuanto normas de vida.












La locura sensata de la fábula, la quijotesca locura creativa, la fantasía que se reconoce como tal, que divaga por el mero placer de extraviarse en senderos desconocidos son maravillosas; las reivindico y las conservo a mi lado como compañeras de ruta.

Alejo, sí, de mi corazón esa locura frenética que se yergue en cordura, esa fantasía ebria que se dice realidad. Esa necesidad de un mundo ilusorio para poder sobrevivir en éste.

Ser ateo, con orgullo lo digo, pero sin soberbia, es lo mejor que me pudo haber pasado.

En las áridas arenas del exilio que he vivido, ha sido para mí un estímulo y un consuelo no haber caído tan bajo como para buscar el consuelo de un dios…

4 comentarios:

urphantasie dijo...

es cierto, no hay un ojo mirando. mientras no inventemos algo que nos funcione como Otro...! porque que las hay..las hay..

abrazo.!

Anónimo dijo...

A lo largo de la historia el ser humano siempre ha recurrido a dioses y divinidades para explicarse todo lo que no entiende.
Mientras haya cosas que estén más allá de mi comprensión, yo las llamaré "Dios". Pero no creo que ese "Dios" quiera mi adoración.
Yo soy deísta.
El mundo será ateo cuando todo quede explicado.

Anónimo dijo...

maravilloso, gracias por abrir los ojos de las personas que veneran a los que mienten, si no se evangelizaba, se mataba...no hay peor símbolo que la biblia junto a la espada

DOMINUS BOFO dijo...

Carnal, casi hasta parece que yo he escrito eso, es decir concuerdo en absoluto(relativamente hablando) con tus opiniones al respecto, no suelo escribir comentarios en paginas, asi que espero lo tomes en cuenta y espero tambien poder encontrar mas publicaciones similares, sin tirarle a los creyentes, sin autocomplacernos con el ateismo, sino solo contar a las personas en donde nos encontramos ubicados y quienes somos.